Las 5 rutinas que mantendrán tu casa impecable

Así es. Finalmente logré dar con las rutinas que hacen que mi hogar siempre luzca limpio y ordenado, sin tener que matarme limpiando todos los días. Con tres niños, homeschool para ellos, y after school para más niños algunos días a la semana, simplemente me parecía imposible poder mantener ordenado y limpio el departamento donde vivimos. Pero quería lograrlo, necesitaba hacerlo pues mi mente no funciona bien si estoy rodeada de desorden.

Por suerte, mantener una perspectiva minimalista en cuanto a la posesión de objetos hace que los acumulación de cachureos sea cosa del pasado. De todas formas cada cierto tiempo debo hacer un catastro pues somos muy creativos y constantemente estamos generando hojas y esculturas, pinturas, cuentos, etc. Además, mis hijas disfrutan haciendo lo que ellas llaman pócimas y cremas…sopas…engrudos…en fin, muuuchas cosas que hace unos años tenían mi casa convertida en un chiquero.

Pero ahora no. Es cierto, no siempre está de revista, pero esa no es la idea tampoco. La idea es que tu hogar pueda ser un refugio de armonía donde toda la familia pueda sentirse a gusto y puedan disfrutar juntos. Para eso, me di cuenta de que tenían que existir ciertos puntos que no fallaran en cuanto al orden o limpieza. Después de mucho meditar, descubrí que si la cocina, ropa, camas, baño y pisos se mantenían despejados y limpios, la casa lucía siempre acogedora y bella, aún cuando no estuviera perfecta. Incluí algunas fotos de nuestro hogar para que te hagas una idea de cómo luce gracias a la rutina!

Cocina

Aunque no lo creas así luce la mayor parte del tiempo!

Si lo que quieres es mantener siempre despejadas las superficies de tu cocina, lo que debes hacer es obligarte, en cierta forma, a lavar y guardar cada utensilio que uses lo más pronto posible. Un sistema que me ha funcionado de maravilla es haber eliminado mi “seca platos” o “escurridor de loza/platos/vajilla”. Sin él estoy totalmente obligada a lavar y guardar de inmediato pues no puedo acumular ni hacer equilibrio con la loza limpia. Al principio no fue fácil, tenía que ir lavando por partes pues estaba acostumbrada a dejar la loza para más tarde, pero ahora de a poco me he ido habituando a ir lavando lo que voy ensuciando.

Pero no sólo los platos y utensilios de la cocina se ensucian. También lo hacen las superficies, paredes, puertas de muebles y electrodomésticos. Ok, ok…son muchas cosas que tener en cuenta, pero créeme que si las limpias una vez al día, de manera rápida y simple, no tendrás que volver a tomarte una tarde completa para poder tener tu cocina reluciente. Ve de a poco. Parte sólo con la encimera de la cocina y cada día anda añadiendo algo más. Verás que lo haces cada vez más rápido pues no habrá suciedad acumulada.

Por ejemplo, en mi rutina diaria de cocina, cada mañana después del desayuno y de lavar los platos de esa comida, paso un paño con “anti-grasa” sobre la cocina y paredes que la rodean y luego enjuago. Ahora que ya llevo un buen tiempo haciéndolo, la suciedad sale de inmediato, pero al principio me tomaba un par de minutos más conseguir que quedara limpio. Mañana incluiré en la rutina del paño las puerta de mis muebles, pues de a poco van acumulando manchitas de grasa o comida que si bien al principio no se ven, luego de unos días ya pueden notarse.

Ropa

Este fue el gran talón de Aquiles en mi rol de dueña de casa por muuuuucho tiempo. Y no era porque fuéramos una familia de 5 ni porque todo el trabajo tuviera que hacerlo yo sola…NO! Mi esposo e hijas mayores ayudaban, pero aún así siempre…pero SIEMPRE había montones y montones de ropa repartidos por todas partes de la casa. Ropa limpia, ropa sucia, ropa que ya ni sabía cómo estaba, simplemente era un completo caos.

El primer paso hacia la solución de nuestro gran problema fue reducir los items de nuestros closets. Es increíble cómo vestirse de una forma minimalista no sólo es ecológico, bello y cómodo, sino que además te permite disfrutar de cada una de tus prendas, valorándolas y aprovechando al máximo el trabajo y materiales que se usaron en ella. La clave está en tener una paleta de colores acotada para que, de esa forma, todo combine entre sí y puedas tener una gran variedad de outfits sin necesitar una enorme cantidad de items. Si quieres saber cómo reducimos nuestros closets a sólo 25 prendas cada uno, puedes revisar este post.

De todas formas reducir nuestras prendas NO fue la solución al problema. Sólo fue el inicio. Pero el siguiente paso fue mucho más fácil de alcanzar. Lo que hacemos cada mañana, apenas termino mi breve rutina de la cocina, es poner a lavar una carga de ropa de color. Uso sólo la opción rápida pues así se ahorra tiempo y agua. Créeme: la ropa SÍ queda limpia. De hecho, por un mes lavé con el sistema completo y descubrí que la ropa quedaba igual de limpia. Así que…para qué perder tiempo y agua.

En unos 25 minutos la ropa está lista para ser colgada -o secada, si cuentas con la máquina- y lo hago de inmediato para que esté lista después de almuerzo. Cuando ya está seca, la descuelgo y luego entre mis hijos y yo guardamos todo en su lugar. Como tenemos pocas prendas, cada uno tiene un cajón -o caja también puede servir- donde poner lo que no se arrugue fácilmente. Las prendas más delicadas las colgamos para así no tener que planchar. Sí, no planchamos, a menos que algo realmente lo necesite con urgencia, lo cual no ocurre muy a menudo.

Camas

Así es la pieza de los niños cuando guardamos las camas.

Sé de personas que tienen el hermoso y maravilloso hábito de hacer sus camas apenas se levantan. Pero al menos conmigo eso no ha funcionado. Así que en vez de lamentarme y sufrir por no ser como esas personas, decidí sumar este punto a alguna parte de la rutina que estuviera vacía. Decidí que el momento perfecto para hacerlo era justo después de poner a lavar la ropa pues esos 25 minutos app que se demora la lavadora son más que suficientes para hacer las camas.

Ahora, hay algo que debo aclarar. Nuestras camas actualmente son de estilo oriental. En otras palabras, dormimos sobre colchones que pueden enrollarse y guardarse mientras no se usan. Buscamos unos que equilibraran la comodidad con un guardado fácil y hasta el momento ha sido maravilloso. Decidimos esto para poder usar nuestras pequeñas habitaciones como espacio de juegos y arte durante el día. Pero el sistema es perfectamente aplicable a las camas comunes que todos suelen tener.

Durante mucho tiempo traté de inculcar en mis hijas el deseo de cooperar en este punto y lo conseguí…pero siempre lo veían como algo tedioso y yo terminaba obligándolas a hacerlo. Como no me gusta empezar el día con esa lucha, decidí hacerlo divertido para ellas. Así que antes de enrollar nuestros colchones y guardar las mantas y cojines, hacemos una guerra de almohadas. Es increíble como 5 minutos de risa y golpes suaves pueden transformar una rutina aburrida en algo que esperamos con ansias. Las niñas felizmente después me ayudan a guardar y ordenar todo en un dos por tres. Luego se visten y mientras tanto yo guardo mi cama.

Mi pieza se transforma en un estudio de arte/música y oficina durante el día.

Esas son las 3 rutinas que sigo durante la mañana. Las dos que quedan las hago durante la tarde pues me resulta más práctico.

Baño

El baño lo ordeno y limpio mientras mis hijos se bañan antes de dormir. Es el momento ideal pues así puedo estar pendientes de ellos, sin sentir que podría estar haciendo algo más. Mis hijas suelen ser un poco -bastante!- locas al jugar, así que prefiero estar cerca para evitar que terminen las dos llorando , especialmente si su hermanito bebé se está bañando con ellas.

Nuestro baño es realmente pequeño, así que no me toma más de 10 minutos en dejarlo bien. Cuando salen de la tina, aprovecho de rápidamente pasar un paño por los bordes y listo! Baño limpio y ordenado siempre!

Pisos

En este punto suelo tener un aliado: mi esposo. Mientras yo baño a los niños, él aprovecha de limpiar el piso. Por lo general no necesitamos trapear cada día pues tenemos la política de que si algo se derrama o mancha el suelo, lo limpiamos en el momento. Además, nuestro sistema de “barrido” permite que podamos limpiar manchas también.

Este método se lo copié a una amiga de mi mamá que sufría mucho de alergias cuando se levantaba el polvo. Lo que haces es poner un trapero húmedo pero centrifugado en tu escoba y “barres” como si estuvieras afeitando el piso, retirando todo el polvo y mugre por donde pases. La basura más grande no se adhiere al paño como el polvo, pero la arrastras de todas formas. Como nuestro departamento es pequeño, esto se hace en cosa de minutos. Si queda alguna mancha que eliminar, tengo a mano un rociador con limpia pisos y es cosa de fregar un poquito con el mismo trapero.

Este sistema se lleva todo el polvo, pelos y cosas difíciles de recoger, lo cual, créanme, es muy importante a la hora de usar colchones plegables para dormir. Al momento en que los niños salen del baño el piso está listo. El paño después lo dejamos secando en el lavadero y al día siguiente, poco antes de bañar a los niños, lo ponemos a lavar y centrifugar para usarlo de nuevo. Y así cada día.

Manteniendo estos 5 aspectos cada día, ya no existen los “días de limpieza” que terminan provocando tanto cansancio y frustración. Antes podía pasar horas y horas limpiando y ordenando para que al día siguiente, todo estuviera mal de nuevo. Sé que para muchos que trabajan fuera durante la semana este sistema puede ser difícil. Pero consideren que su cocina y pisos no se ven tan afectados como los de una familia que está todo el tiempo en casa.

Si sientes que este modelo no se aplica a tu estilo de vida, adáptalo y encuentra tus 5 esenciales de orden y limpieza de los que puedas preocuparte cada día. Trata de que sea simple y asegúrate de empezar de a poco. Es la constancia y la repetición lo que te permitirán tener una casa limpia y despejada sin morir en el intento. Además, el minimalismo ya te hace gran parte del trabajo!! No hay cachureos que desordenen el lugar e incluso con 3 niños, ordenar es tan fácil y rápido que ya no es una tarea imposible.

Si gustas, puedes descargar el imprimible que diseñé para cuando recién comencé a aplicar mi 5 rutinas. Al principio me costaba mucho seguir el orden pues suelo distraerme con facilidad. También diseñé un registro diario para poder motivarme a formar el hábito de seguir estas rutinas cada día. Funciona de manera semanal y puedes volver a usarlo cuantas semanas lo necesites hasta que sea una costumbre.

Y tú ¿qué rutinas son esenciales para mantener tu casa ordenada y limpia?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *